Artes de México

Muerte


{title}

Un huipil para la Muerte

Esmeralda Ríos

Un día la Muerte se sintió sola y pensó que tal vez, si tenía un bonito huipil, podría hacer amigos. Lloraba su pena cuando se topó con una pequeña niña tzotzil que le enseñó a tejer. Pero le trajo una lección aún más importante: que en este mundo no hay manera de estar solos


{title}

El Cuarto Rosa de Ruth D. Lechuga

Ruth D. Lechuga, Ariana Landín López, Gabriela Olmos, Margarita de Orellana, Marta Turok

Para quienes conocieron a Ruth D. Lechuga, estar en su Cuarto Rosa mexicano era tan indispensable como visitar la Casa Azul de Frida Kahlo o ciertas salas del Museo Nacional de Antropología. Armado obsesivamente por la mayor viajera y estudiosa del México profundo que tuvo el siglo XX, contiene obras humildes y sorprendentes del carnaval de formas que este país crea con el tema de la muerte. Como dice Margarita de Orellana: “Si su colección de lo mejor de México en los departamentos que ella habitó fue una isla insospechada en la ciudad, el Cuarto Rosa era una isla dentro de la isla, corazón danzante de la creatividad mexicana”.


{title}

Tarahumaras. El camino, el hilo, la palabra

Abel Rodríguez López, Carlo Bonfiglioli, Alejandro Fujigaki Lares, Isabel Martínez, Kirsten Johnson, Sabina Aguilera

Para los tarahumaras o rarámuri vivir es caminar. Ellos son conocidos por emprender largos trayectos en la sierra para tomar tesgüino y trabajar la tierra, pero éstos no son sus únicos senderos. Durante los sueños, sus almas recorren veredas insospechadas; sus ritos y su historia también son caminos y lo más profundo de su pensamiento está ligado con esta idea de construirse en el andar. Esta edición es un viaje fascinante por estas veredas rarámuri que tienen mucho que mostrarnos.


{title}

La cara oculta del pliegue

Pedro Pitarch

Entre los indígenas mayas el hombre está integrado por dos cuerpos (uno que es carne y otro que es presencia) y por una infinidad de almas que se pliegan dentro de cada persona al momento de nacer. Con la muerte éstas se despliegan y vuelven a la montaña donde habitan desde el pasado primordial hasta el futuro perpetuo. Esta concepción naturalmente deriva en novedosas perspectivas sobre qué son la vida, la muerte, la enfermedad, el dolor, el goce… Estos ensayos, escritos a partir del estudio de los tzeltales de los Altos de Chiapas, están dirigidos a repensar las culturas indígenas mesoamericanas.


{title}

El arte del tiempo maya

Maricela Ayala Falcón, Laura Caso Barrera, Michela Craveri, Mercedes de la Garza, Martha Ilia Nájera Coronado, Mario Humberto Ruz, Laura Elena Sotelo Santos, Tomás Pérez Suárez

El tiempo todo lo abarca: el olvido y la memoria, los vivos y los muertos. Para contener esta visión, los mayas crearon dos calendarios: uno para medir el tiempo ritual y otro solar, que medió los ciclos de la vida humana; y varias cronologías, donde ubicaban todo acontecimiento, mítico o reciente. La comprensión del tiempo y su interpretación en el mundo maya nos revelan su concepto del universo y de la vida, una cosmovisión que la Conquista y la Colonia no lograron borrar y que hoy sigue viva entre varios grupos mayas.

Número coordinador por Mario Humberto Ruz.


Muerte azteca-mexica

Muerte azteca-mexica.  Renacer de dioses y hombres

Ximena Chávez Balderas, Lourdes Cué, Miguel León-Portilla, Eduardo Matos Moctezuma, Vicente Quirarte, María Teresa Uriarte. Número coordinado por / Guest editor Mónica del Villar

Las representaciones mexicas de la muerte nos roban el aliento porque nos confrontan ante la dimensión estética de aquello que nos rebasa. Pareciera que con estas piezas lo terrible nos conmueve y cobra, así, carta de naturalidad en nuestra experiencia del arte. ¿Cuál era el destino de los hombres después de la muerte? ¿Qué determinaba el lugar al que se iba después de morir? ¿Cómo eran sus rituales mortuorios? Un número perturbador que remueve nuestras inquietudes por el misterio de la existencia.



El arte ritual de la muerte niña

El arte ritual de la muerte niña

Gutierre Aceves,  Alfonso Alfaro, Jorge Esquinca, Enrique Molina,  Carlos Navarrete, Elena Poniatowska, Vicente Quirarte,  Luis Mario Schneider, Roberto Tejada, Josefina Vicens

Desde hace varios siglos se mantiene en México la costumbre de retratar a los niños que acaban de morir como parte del ritual más amplio que tiene entre sus propósitos convertir la tristeza en alegría y festejar la entrada de un alma pura a una nueva vida. La muerte niña es una expresión en la que los niños muertos son considerados “angelitos”, y como tales son festejados, no llorados. Estas páginas nos guían en el descubrimiento y análisis de este estremecedor arte ritual.

Número coordinado por (Guest editor): Gutierre Aceves


image

Día de muertos I. Serenidad ritual

Fernando Benítez, Ruth D. Lechuga, Dominique Dufétel, Mary Jane Gagnier de Mendoza, Gabriela Olmos,  Laurette Séjourné, Gutierre Tibón, Marta Turok

En las fiestas indígenas del día de Muertos no hay humor ni temor. En ellas reinan el espíritu sereno de quien comparte los alimentos con los ancestros y la creatividad desbordada en la decoración de altares y cementerios.


Día de muertos II. Risa y calavera

Día de muertos II. Risa y calavera

Alfonso Alfaro, Ignacio Manuel Altamirano,  Luis Cardoza y Aragón, José Tomás de Cuéllar, Ruth D. Lechuga, Ana García Bergua, Guillermo Prieto, Paul Westheim, Tomás Ybarra Frausto

El día de Muertos de la ciudad de México se ha convertido en una fiesta en la que conviven la angustia, la risa, las calaveras y el azúcar. ¿Por qué tomó esta tradición matices tan singulares?